Impresión artística de un Tianzhou en órbita

China ha dado otro paso adelante en su programa espacial con el lanzamiento del Tianzhou-1, el primero de sus cargueros espaciales. Ha sido el segundo lanzamiento de un cohete Larga Marcha 7. Y el tercer lanzamiento desde el nuevo espaciopuerto de Hainan.

El Tianzhou (Nave Celestial) tiene un peso al lanzamiento de 13.000 kilos. De ellos 6.500 son de carga útil, incluyendo 2.000 kg de combustible. Mide 10,6 metros de largo y tiene un diámetro de 3,35 metros. Es la carga más grande y pesada que China ha puesto en órbita hasta el momento.

El Tianzhou-1 durante los preparativos para su lanzamiento

La misión del Tianzhou-1 es atracar automáticamente con el laboratorio espacial Tiangong–2 y proceder a repostar sus tanques de combustible, aunque durante la misión hará un total de tres intentos de atraque para comprobar el funcionamiento de los sistemas de guiado y atraque.

Una vez terminada la fase de operaciones conjuntas con el Tiangong–2, que tiene una duración prevista de dos meses, el Tianzhou-1 estará otros tres meses más en órbita para realizar más experimentos y pruebas.

La misión terminará con su destrucción en una reentrada controlada en la atmósfera.

Esquema de los módulos de la Tianhe

La idea es que los Tianzhou sirvan como vehículo de suministro de la Tianhe, la futura estación espacial china, cumpliendo las mismas funciones que las Progress hacen para la Estación Espacial Internacional.

El próximo Tianzhou no será lanzado antes de 2019, para cuando ya esté en órbita el primer módulo de Tianhe.

Jing Haipeng, el comandante de la nave tripulada Shenzhou 11, se convertía a las 00:25 del 19 de octubre de 2016, hora peninsular española, en la primera persona en entrar en la estación espacial Tiangong–2, aunque oficialmente China la denomina laboratorio espacial, después de su lanzamiento.

Su nave se había acoplado de forma automática y sin ningún problema con la estación espacial china el 18 de octubre a las 21:24 de 2016.

Acoplamiento de la Shenzhou 11 y la Tiangong–2

Jin Haipeng y Chen Dong tienen como objetivo en esta misión permanecer a bordo de la Tiangong–2 durante un mes llevando a cabo experimentos científicos y las tareas de mantenimiento pertinentes. Ellos dos serán los únicos tripulantes que tenga esta estación espacial, con la que también se acoplará en 2017 una única nave de carga Tianzhou, antes de ser abandona.

El objetivo de la Administración Espacial Nacional China (CNSA) es incorporar lo que aprendan con el uso de la Tiangong–2 a una futura estación espacial permanente, cuyo primer módulo será el Tiangong–3, que la CNSA quiere lanzar en 2018.

La futura estación espacial china Tianhe

estará formada por tres módulos de unas veinte toneladas de peso cada uno y permitirá el atraque simultáneo de de varias naves visitantes.